China; primer país en vacunar a miles de personas con la nueva vacuna contra el COVID-19

Categorías:

China utilizo dos vacunas experimentales contra la COVID-19 en “cientos de miles de ciudadanos chinos”

Las personas vacunadas no han contraído el virus ni han presentado efectos secundarios negativos.

Esto lo confirmo un alto ejecutivo de una compañía biotecnológica citado hoy por la prensa local.

Según informo el ejecutivo, las vacunas son siendo las más utilizadas en Pekín.

A principios de agosto se aprobó el uso de vacunas todavía no aprobadas por los reguladores en grupos de alto riesgo.

Los ciudadanos que fueron vacunados son trabajadores sanitarios, diplomáticos o empleados que desarrollen su labor en el extranjero.

Pekín, China.- Se ha empleado por lo menos dos vacunas experimentales contra la COVID-19 en “cientos de miles de personas”.

Estas personas no han contraído la enfermedad, y no han presentado efectos secundarios adversos.

Según información un alto directivo de una compañía biotecnológica citado hoy por la prensa local.

“Se ha vacunado a cientos de miles (de personas) y ninguno ha mostrado ningún efecto adverso evidente ni se ha contagiado”, aseguró el secretario de la Comisión para la Inspección de la Disciplina -nombre que en China reciben los órganos anticorrupción del Partido Comunista- del Grupo Nacional de Biotecnología de China (CNBG), Zhou Song, en una entrevista con la emisora oficial Radio Nacional.

INMUNIDAD TOTAL HASTA POR 36 meses

Zhou reconoció que es muy probable que las dos vacuna que desarrolla CNBG -filial de Sinopharm- ofrezcan una inmunidad de hasta de 36 meses.

“Ahora mismo, basándonos en los resultados de los experimentos en animales, de las investigaciones por fases y en vacunas que utilizan tecnología similar, no hay dudas de que la inmunidad puede durar entre uno y tres años”, prometió.

Asegura Zhou que sería innecesario implementar campañas anuales de vacunación.

Según comento el alto ejecutivo, sus vacunas están siendo utilizadas en un programa autorizado por Pekín a principios de agosto.

Este programa tiene como finalidad autorizar el uso de vacunas no aprobadas por los reguladores en grupos de alto riesgo.

Por otra parte, CNBG firmó un tratado con la tecnológica Huawei para ofrecer vacunas y otros tratamientos a sus empleados.

Sin embargo, no sería la primer compañía en hacerlo: según el diario digital Caixin.

Otra compañía estatal ya había ofrecido una vacuna a sus trabajadores desde el mes de junio y la mayoría de aceptaron aplicársela.

“MILES” DE CIUDADANOS CHINOS VACUNADOS

Según Zhou, el grupo de “cientos de miles” incluye a “decenas de miles” de personas que trabajan en el extranjero y entre las que tampoco se habría detectado ningún contagio, algo que, en su opinión, demostraría la efectividad de la vacuna.

En la actualidad, las vacunas de CNBG están realizando pruebas de fase tres en diversos países.

Los países son: Argentina, Perú, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Marruecos o Jordania.

La empresa tiene en construcción dos centros, Pekín y Wuhan (ciudad donde se registró el primer brote de COVID-19).

La información de Zhou se une a la de Sinovac, la desarrolladora de la tercera de las vacunas.

Una cuarta posible vacuna, creada por la compañía CanSino y por la Academia Militar de Medicina, ha recibido autorización para tomar parte de un plan similar pero solamente aplicado al ejército.

El presidente de la compañía, Yu Xuefeng, no dio detalles de cuántos soldados han sido vacunados.

El programa tiene contemplado vacunar a las tropas en misiones de paz en zonas donde la enfermedad sin control.

China es una de las potencias inmersas en el desarrollo de una vacuna contra el coronavirus, un hito que ayudaría a restablecer la imagen del país, puesta en duda por algunos países como Estados Unidos, que acusan a Pekín de haber ocultado la pandemia durante sus fases iniciales y de haber permitido así su expansión a nivel global.